NO a la Termoeléctrica Los Robles

ACCION CIUDADANA PRO-DEFENSA DE LA COSTA DEL MAULE

Central Termoeléctrica Los Robles: ¿Cuál es la paga para los residentes de la zona de Constitución y Chanco por el progreso del país?

octubre 12th, 2008 by Fernando

Escrito por Ricardo Andaur Sáez

Muchas son las consecuencias que tiene la instalación de una Central Termoeléctrica, como la de “Los Robles” en la séptima región, su impacto sobre la población es transversal y predecible. A raíz de lo mismo es lógico cuestionarse ¿cuáles serán los impactos de ésta, tanto en la salud de quienes residen en la zona de constitución, chanco y sus alrededores, como de su medioambiente?

En primer lugar, las consecuencias sobre la salud y el medioambiente   pueden vaticinarse, debido a los gases que esta central arrojará. Ya que, en el proceso de quema del carbón bituminoso y sub bituminoso se produce dióxido de azufre (SO2), el cual al ser emitido es oxidado a SO3 y convertido en lluvia ácida por un proceso de oxidación catalítica que se gesta en las gotas de agua de la atmósfera. Sin embargo, dentro del proyecto  Termoeléctrica los Robles se contempla la remoción de parte del SO2 por medio de  un proceso de desulfurización con agua de mar (SW-FGD), el cual, tiene una eficiencia óptima de un 75%, aún así, un 25% de estos gases serán  emitidos al aire. Otro de los gases que origina lluvia ácida es el monóxido de nitrógeno (NO), el proyecto Termoeléctrica los Robles implementará quemadores de baja producción de NO denominados “Low NOx”. No se informe sobre la eficiencia de dichos quemadores ni cual es la cantidad que será emanada por las chimeneas a la atmósfera. De todas formas, cual fuese la proporción o cantidad de emisión de estos gases, es un problema  real e indiscutible de salud y medioambiental.

Ahora bien, es indiscutible que esta central generará, además de energía para el país, lluvia ácida en esta localidad de la séptima región. Pero ¿que implicancias tiene la lluvia ácida? Una de ellas es la acidificación de suelos, esto es un serio problema para la ecósfera, puesto que, conlleva a la perdida de nutrientes para las plantas, como son el  potasio, calcio, magnesio y hierro, e incrementa, en aguas que están en contacto con estos suelos, los niveles de metales pesados como aluminio. Otra consecuencia de la acidificación de los suelos es que en ellos desaparecen bacterias y otras especies que tienen como rol la descomposición de materia animal. Si bien los suelos poseen sus propias medidas de compensación para neutralizar la acides natural que existe en ellos, no es suficiente cuando el foco de acides es externo.

En el caso de la acidificación de las aguas, este resulta ser un problema de mayor gravedad que el anterior, pues ésta no cuenta con un sistema de compensación de la acidez. Al aumentar la acidez se aumenta el contenido de aluminio y otros metales pesados. Esto se debe a que precipitaciones de lluvia ácida arrastran los metales contenidos en los suelos o los sedimentos de las cuencas hidrográficas y van separando partículas de materiales solubles, descargando estos metales en los lagos y cursos de agua. Además la pérdida de ANC (capacidad de neutralizar ácidos) se ha asociado a un cambio de hasta 1,5 unidades de acidez y, en casos extremos, variaciones de 2-3 unidades de acides, como se indico en la conferencia de Estocolmo de 1982.

Cuando la acidez de lagos y ríos comienza a aumentar, el aluminio presente en las rocas, suelos y sedimentos acuáticos, se solubiliza e incrementa su concentración en ellos, este es el responsable de la muerte de peces y algunos crustáceos, la cantidad de aluminio para matar los peces no es muy alta y esta se alcanza con una acidez cercanos a 5,0 donde la concentración de este metal supera los 0,2 mg/L. Otras especies, como zooplancton, algas y plantas acuáticas, se ven disminuidas al aumentar  la acidez de las aguas. Puede que la acidificación, provocada por la Central Termoeléctrica Los Robles, no sea tan grave como para provocar la muerte de peces y otras especies pero si merma su reproducción, lo que en un futuro se transforma en un grave decaimiento de estas poblaciones.

Especies anfibias, como ranas y sapos, se ven afectadas al reproducirse en estanques acidificados, debido a que, causan malformaciones y muerte de los embriones. Así también, como el agua acidificada disuelve el carbonato de calcio, componente de la concha de los moluscos, estos se ven afectados en su desarrollo.

La toxicidad del dióxido de azufre a nivel de humanos, principalmente agrava a los ancianos y personas con enfermedades respiratorias crónicas y agudas, como pueden ser bronquitis, bronquitis obstructivas, enfisemas pulmonares, cáncer pulmonar, asma y otros que presenten enfermedades cardiovasculares. Además produce irritación ocular y de vías respiratorias, acción depresora a nivel del sistema nervioso central.

Los derivados del monóxido de nitrógeno agravan las enfermedades respiratorias y cardiovasculares; irritan los pulmones; reducen la visibilidad en la atmósfera; causan daño al sistema respiratorio; afectan y reducen la capacidad de transporte de oxígeno por la sangre a las células y al corazón. Además, dolor de cabeza, pérdida de visión, disminución de la coordinación muscular, náuseas, dolores abdominales (es crítico en personas con enfermedades cardíacas y pulmonares) son otros de sus efectos; inclusive   elevan los índices de mortalidad por cáncer, neumonías, y principalmente cáncer del pulmón.

Es importante destacar que, si bien las emanaciones de los tóxicos antes mencionados  están dentro de rangos de aceptabilidad, según el criterio nacional, todo ello dependerá de la capacidad real de la planta Termoeléctrica los Robles. Los efectos en la salud de la población y el medioambiente se apreciarán con el tiempo, siendo los más afectados las futuras generaciones de ésta zona, sin embargo, en un plazo menor, la salud de quienes padecen enfermedades respiratorias y cardiacas, además de agravar y provocar cualquier patología respiratoria en ancianos y recién nacidos. Por lo que,  si esta zona tendrá que pagar el progreso de Chile, nuestro país deberá, si no detiene la construcción de esta planta, invertir  y compensar a esta población con mejoras en hospitales y condiciones sanitarias mínimas estipuladas en la reglamentación nacional.

Fecha de publicación: octubre12, 2008 a las 4:58 pm

Comentarios desactivados.