NO a la Termoeléctrica Los Robles

ACCION CIUDADANA PRO-DEFENSA DE LA COSTA DEL MAULE

El carbón de Chile convertido en gas

marzo 22nd, 2008 by Fernando

[Fuente: Diario El Mercurio]
Por Lilian Duery

Gas natural y gas sintético producidos en las minas o plantas gasificadoras podrían mover turbinas y ayudar a la crisis.

Por el calentamiento global y el alto precio del petróleo, el carbón adquiere un liderazgo energético en el mundo a través de su “gasificación”.
No se trata de quemar esta roca de origen sedimentario en una planta termoeléctrica, muy contaminante en partículas.
Dos tipos de tecnologías, que partieron hace unos 150 años, han ido madurando y están probadas para aprovechar las reservas de este combustible fósil sin ensuciar el aire.

Una de ellas es la “gasificación subterránea del carbón”. El recurso es quemado en las profundidades de las minas. El reactor, el contenedor de la reacción química, es natural.
La otra tecnología es la “gasificación superficial del carbón”. La materia prima es extraída y transportada a plantas gasificadoras. El reactor aquí es artificial.
Josip Domitrovic, ingeniero en minas de origen croata, propone a Chile la opción de gasificación subterránea, por ejemplo, usando las 170 millones de toneladas de la mina de Lota por 20 años.
“Si probamos esa reserva, con ese yacimiento podemos llegar a construir ocho centrales de 300 MW cada una”, plantea este experto en minería, retirado.
Ezra Bar-Ziv, químico-físico israelí, también juega sus cartas: la gasificación superficial de carbón a través de desenterrar el recurso que hay en Valdivia.
“Chile tiene reservas por más de 400 años para alimentar con esta tecnología la mitad del actual consumo energético”, señala este investigador de la Universidad de Utah, EE.UU.
Las dos tecnologías se parecen, pero tienen sus diferencias, explica Oscar Farías, ingeniero mecánico de la Universidad de Concepción.
La gasificación subterránea depende de la ubicación estratégica de la mina a los centros de consumo o los sistemas de transmisión eléctrica. Es decir, como el reactor de combustión es la mina, un proyecto sólo se podría ejecutar en el mismo lugar.
En la gasificación superficial, en cambio, se puede trasladar el carbón y construir el reactor de gases cerca de las industrias generadoras de electricidad.
“Eso sí que las ventajas de ambas tecnologías es que no requieren usar carbón de alto poder calorífico, sino que recursos que sean muy reactivos, como lo son los recursos de Magallanes y Valdivia, destaca Oscar Farías.
Mirar hacia este futuro demanda unos tres años de investigación e inicio de actividades.

Manto poroso

Josip Domitrovic, que lleva 36 años en Chile, está convencido de que la gasificación subterránea del carbón es una alternativa energética atractiva “no citada por las autoridades en Chile”.
Apunta a cuatro grandes zonas de reservas carboníferas en Chile: Valdivia, Osorno y Magallanes, con 8.000 mil millones de ton, incluyendo a Arauco (con condiciones desfavorables para su explotación masiva).
En comparación a las plantas convencionales, esta tecnología – dice- permite explotar carbones en mantos profundos y con alto contenido tanto de cenizas como de azufre.
Y agrega: “La contaminación es muy baja, porque esta tecnología que usa la mina como un brasero elimina las operaciones mineras, el transporte y las cenizas en la superficie. Eso, además, significa un gran ahorro”.
Informa que los países que la aplican son Rusia, con seis plantas; China, con once, y Uzbekistán, con una. Sudáfrica, con 45 mil millones de toneladas de carbón que no puede explotar con métodos mineros, construye una planta experimental de 8MW para seguir con una de 1.200 MW.
“Proyectos de este tipo ya aprobados hay en Australia, India, Inglaterra, Japón y Pakistán”, añade Josip Domitrovic.
El proceso consiste en hacer una perforación hasta llegar a los mantos de carbón. Luego, se inyecta oxígeno y vapor de agua para producir su combustión. El gas sale a través de otra perforación para ser llevado a una planta purificadora y de ahí a una de electricidad. ugg pas cher Se perfora de a poco, por zonas.
El resultado principal es gas natural, con escasa concentración de metano. El ingeniero contempla, además, secuestrar el dióxido de carbono, gas invernadero, para reinyectarlo a subsuelos que lo puedan recibir.
El ingeniero explica que a través de métodos geofísicos modernos se miden los datos morfológicos de los mantos y las fallas para observarlos en 3D.
“El proceso es automatizado. botte ugg pas cher Hoy existen sensores en las máquinas de perforación que guían con exactitud hasta el manto de carbón”, destaca.
A su juicio, la inversión inicial está en los perforadores, que son caros. air jordan pour homme pas cher Pero el costo de producción eléctrica de 1KW/h es 3,3 veces menor que el usado en una planta térmica.

Plantas a domicilio

En la gasificación superficial del carbón, se extrae el recurso de la mina, se “adereza” y se traslada hasta plantas gasificadoras donde se introduce el recurso para quemarlo.
Lo que se obtiene es un “gas sintético”, previamente filtrado para sacarle azufre, material particulado y mercurio. Dicho gas resultante es esencialmente hidrógeno y monóxido carbono.
La reacción, además, libera 30% menos de dióxido de carbono en comparación a una combustión tradicional.
Sudáfrica es la que tiene la tecnología más desarrollada, iniciada para generar energía tras el embargo que sufrió en castigo por el Apartheid. “Es tan avanzado este país que, a partir del carbón son capaces de producir cualquier tipo de combustible, desde bencina, metano y petróleo”, destaca Ezra Bar-Ziv.
A la fecha, “hay 120 plantas de gasificación del carbón ubicadas en África, Asia, Europa y EE.UU. Entregan en total 70 mil MW. Falta América Latina”, señala el experto israelí.
La crisis energética también ha cautivado a diversas industrias para ingresar al negocio. Por ejemplo, el experto señala que “General Electric” y otras nueve compañías optaron por el “ciclo combinado de gasificación”. ugg promo Es el modo más eficiente para usar el gas sintético, ya que aprovecha el vapor de agua.
Tajante, Ezra Bar-Ziv destaca que “la gasificación del carbón en Chile es un hecho, que los recursos están y que desde el punto de vista económico los números lo permiten”.
“Además, la matriz energética chilena está preparada para el gas natural, lo cual significa que ya estaría lista la infraestructura para la distribución del gas sintético a las plantas de electricidad, incluyendo sus propias instalaciones”, afirma.
La idea del experto israelí es presentar un proyecto a Corfo con la Universidad de Concepción, interesados en proveer carbón y los potenciales clientes.
“Comenzaremos con un proyecto piloto de 10 MW para demostrar que la tecnología funciona, entrenar capital humano y probar con distintas muestras de carbón para evaluar su comportamiento en las plantas gasificadoras”, precisa Oscar Farías.
“Hemos conversado con unas 30 empresas en Chile, pero aún hay mucha reticencia por la gasificación del carbón como una realidad”, indica el israelí.

EFICIENCIA

UN KILO de carbón produce 3 a 5 m3 de gas natural.

Fecha de publicación: marzo22, 2008 a las 7:03 pm

Comentarios desactivados.